Francia superó a Gales

Francia tuvo que recurrir a toda su experiencia y pericia, además de tres penales cruciales de Morgan Parra, para ver afuera de la Copa Mundial de Rugby a 14 apasionados jugadores de Gales. Los galos vencieron por 9-8 al XV del Dragón el sábado en el Eden Park, para alcanzar su primera final de Rugby World Cup desde 1999.

Contra Inglaterra, por los cuartos de final, fue el ataque lo que marcó la diferencia con dos tries, pero en la semifinal fue una inflexible defensa lo que les permitió progresar hasta la fecha decisiva del 23 de octubre que los verá frente a Nueva Zelanda o Australia.

Gales, a pesar de padecer la expulsión del capitán Sam Warburton en el minuto 18 de juego, tuvo a la vista los puntos de la victoria con el reloj apretando. Por eso, Francia se vio forzado a defender en su propio campo, tras 27 fases de los galeses sin darles la oportunidad de filtrarse a sus desesperados rivales.

Gales se vio repetidamente rechazado con tackles, sus pateadores fueron impedidos de marcar drops y sus esperanzas de una recuperación notable se apagaron.

“No arrancamos bien, perdimos confianza”, reconoció el entrenador francés Marc Lièvremont tras el partido. “Cuando ellos se quedaron con 14 y nosotros teníamos 15 estuvimos igualmente contenidos, pero ello no importa; lo que interesa es que cuando marcaron el try, nos mantuvimos con compostura”.

“No voy a estar triste porque no fue nuestro mejor partido, lo que importa es que estamos yendo hacia la final”, agregó.

Tackle peligroso

El encuentro se volcó firmemente para el lado francés entre los minutos 10 y 18. Primero, el pilar galés Adam Jones se vio forzado a salir por una lesión en un tobillo; luego, Warburton fue expulsado por un tackle peligroso al wing de Francia, Vincent Clerc.

Esto significó que el equipo de Warren Gatland debió jugar por más de una hora con 14 hombres y aunque luchó en la segunda mitad gracias a un try de Mike Phillips, cuando los problemas llegaron, Gales no tuvo la energía suficiente como para encontrar la forma de atravesar la defensa francesa por segunda vez.

En tanto, Warburton dijo que se sorprendió por su tarjeta roja, “sentí que apenas lo tomé, el peso de su cuerpo tomó el control de lo que estaba pasando. Yo fui a competir por la pelota, pensando que era un tackle normal. Lo siguiente fue que me estaba yendo de la cancha”.

Asimismo, añadió: “Todos los muchachos están destruidos por el resultado, pero pienso que el coraje y la valentía que mostraron en el segundo tiempo fue insuperable”.

La actuación de Parra, si no es una completa reivindicación de la decisión de Lièvremont de continuar con el medio scrum como apertura, fue suficiente para que Francia se quede con el partido. Él marcó un penal crucial al comienzo del segundo tiempo para darle a Les Bleus una ventaja de seis puntos.

Su éxito contrastó claramente con el de su similar de Gales, James Hook, que fue incluido como titular por sobre el veterano Stephen Jones, luego de que el apertura Rhys Priestland debiera quedar afuera por una lesión en un hombro.

Hook acertó en su primer intento a los palos desde el touch izquierdo para abrir el marcador, pero falló dos patadas más adelante en la etapa inicial con las que podría haber puesto a Gales al frente.

Eventualmente, Gatland puso a Stephen Jones en el minuto 46 y su cabeza fría le permitió a Gales tener un punto de apoyo cuando el partido llegaba a sus instancias finales, aunque no fue suficiente para torcer el rumbo.

“Parra fue magnífico en ataque y defensivamente valiente”, dijo Lièvremont. “Él es el jugador que creó la mayor cantidad de quiebres y fue exitoso en todas sus patadas”.

Aliviar la presión

El ala Julien Bonnaire, de Francia, se convirtió en el segundo tercera línea de su país en ser elegido como el “Mejor Jugador del Partido” en semanas consecutivas, luego de que el octavo Imanol Harinordoquy recibiera el galardón en la victoria por cuartos de final ante Inglaterra.

La capacidad atlética de Bonnaire significó que fuera capaz de robarle cinco lines a Gales y alivió la presión de Francia cuando los galeses estaban ganando impulso.

“Estoy feliz porque ganamos, pero estoy decepcionado por el nivel de juego que mostramos. La defensa nos salvó”, reconoció Bonnaire. “Nuestra Rugby World Cup no fue buena y decepcionamos a mucha gente aquí y en casa, pero espero que mejoremos para la final”.

Francia jugará su segunda definición de la Copa Mundial de Rugby en Eden Park, tras haber perdido la final inaugural de 1987 contra quien puede llegar a ser su rival el día 23, Nueva Zelanda.

Ese partido terminó en decepción para Les Bleus tras haber vencido a Australia en las semifinales. Veinticuatro años pasaron, y ellos saben que no pueden repetir el rendimiento de este sábado si es que quieren obtener la Copa Webb Ellis en lo que será la tercera oportunidad de lograrlo.

“Creo que tuvimos un ángel de la guarda esta noche”, dijo el entrenador francés, Lièvremont. “Pienso que debe haber mucha gente molesta porque clasificamos, pero jugamos con nuestros corazones”.

Fuente: rugbyworldcup.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s